Loading...

HISTORIA

Ya pasan unos 25 años cuando por una serie sucesivas de lesiones tenemos que dejar de jugar al futbol, y para matar el gusanillo nos hablan de poder realizar el curso de entrenador.

Durante el curso nos conocemos gente que en años anteriores coincidimos jugando en estos campos que en aquellos tiempos eran de tierra y alguna piedrecita que otra.

En el curso de entrenador es obligatorio a entrenar equipos de categorías inferiores con el fin de poder aportar unas prácticas necesarias para superar el curso.

Empezamos a entrenar un par de años en la Escuela de Fútbol Base Municipal de Albacete, Escuela de referencia en toda Castilla la Mancha y única en aquellos tiempos en Albacete fundada en su momento por Ginés y algún amigo más de entonces del mismo gremio. Por motivos de normativa la Escuela tubo que refundarse y cambiar el nombre allá por el año 2000, a partir de entonces, un grupo de cuatro amigos decidimos su continuidad con el nombre de E.F.B. Federativa donde todavía teníamos un pequeño apoyo de la Federación de Fútbol, junto a nosotros había colaboradores con nombres conocidos por todos como Rojo, Tolo, Yoyo, Serrano, Martín, Juan Carlos, Balaguer, Baquero, el Gran Julián (único como persona y compañero) que desde donde quiera que esté no olvidará los ratos que ha pasado con tantos niños en el campo, he nombrado a unos cuantos muy conocidos pero la mayoría de los monitores son gente que ha dedicado horas y horas con los niños por el solo mérito de gustarle el futbol y ver como ellos iban progresando año tras año. 

Ya hace unos años que dejamos a nuestros hijos y amigos la continuidad de la Escuela, de una forma tal vez diferente, todo va evolucionando las formas de entrenamiento e incluso su propia gestión.

Durante estos años han pasado miles de niños y ahora cuando paseamos por la calle no hay nada que más nos orgullezca que el saludo de un joven o ya no tan joven que nos llame por nuestro nombre y nos diga que bien lo pasamos mientras estuvimos juntos.

Ahora recorremos campos, vemos niños y niños donde cada día nos alegra más haber pertenecido a este grupo de elegidos que durante mucho tiempo hicimos disfrutar a tantos de ellos, pero lo que ellos tal vez no sepan es que ellos nos hacían más felices y rellenaban ese hueco que en nosotros había dejado el no poder jugar al futbol a diario.

Gracias a vosotros hemos sido personas de futbol, compañeros, amigos, desde ese niño de cuatro años, a otro de dieciocho, a esos padres, madres, abuelos/as que a diario os acompañaban y día a día hablaban con nosotros. Gracias a todos de corazón. 


CIFU ANDRÉS GARRIDO CHUQUI